Sonia Gutiérrez Raguay: Su épica victoria contra la ira y el rencor

En los días previos a las elecciones generales del domingo antepasado, alguien diseminó, de mala voluntad, un video filmado hace un año en el que la ahora electa diputada Sonia Gutiérrez Raguay, en su calidad de Secretaria General del Movimiento Político Winaq, hace una recordación respetuosa a la memoria de Hugo Chávez Frías en ocasión de un aniversario más del natalicio del líder de la Revolución Bolivariana de Venezuela. ¿Qué de malo hay en eso?, ¿no es libre la emisión del pensamiento?, ¿acaso no todas las personas debemos de ser respetadas por nuestras opiniones?, ¿tendrá alguien el derecho de decidir por nosotros hacia quién o quiénes debemos de sentir simpatías?, ¿me da a mí el derecho de promover el odio, el racismo y la discriminación contra una persona por el hecho de tener referentes que no son los míos?
Gutiérrez Raguay es una de las mujeres más admirables que tiene este país. Se hizo a sí misma superando adversidades hasta llegar a ser una profesional del derecho que lejos de dedicarse individualmente a sacar provecho de su carrera haciendo maldades se insertó nuevamente entre la gente sencilla del pueblo y desde varios espacios ha luchado por sus derechos y por restituirle una dignidad arrebatada por el egoísmo, el racismo y la ira de la clase poderosa contra la más vulnerable. Ella es Sonia Gutiérrez Raguay: Una mujer sencilla, valerosa y hondamente humana.

Quienes replicaron aquel video lo hicieron, según ellos, para infligirle daño no sólo a ella sino al Movimiento Político Winaq, habida cuenta de que la mayoría de usuarios de redes sociales, desgraciada y lamentablemente, son personas tozudas que no comprenden que el interés de Estados Unidos por apropiarse de los abundantes recursos naturales, minerales y energéticos de Venezuela los llevó a distorsionar la imagen de Chávez Frías y ahora la del sucesor Nicolás Maduro. Pero allá cada quién que disfrute el caramelo que mejor endulce su paladar.

He dado un paso al costado en lo que hace al activismo político partidista, pero no puedo callar ante esta embestida miserable contra una mujer de ascendencia maya que ha observado, sin embargo, una conducta ausente de ira y rencor, de mala voluntad y de animosidad. Su andar por la vida ha sido decente y lejos de fomentar discordias ha apostado por la avenencia.

Ojalá nos demos cuenta a tiempo del poder destructivo de la vileza, porque no es justo promover el odio contra una persona por sentir simpatías hacia otra. Usted puede tener como referentes a George Bush, Donald Trump o Jair Bolsonaro, pues es su derecho de conciencia y lo debemos de respetar aunque no estemos de acuerdo. Entonces, ¿debo yo entregarles mi dignidad, mi conciencia y convertirme en su esclavo haciéndome simpatizante de las personas que ustedes me autoricen?

Godo Demedeiros

https://www.facebook.com/godo.demedeiros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *